Aunque el adjetivo en sus orígenes tuvo voluntad lesciva, muchos venezolanos olvidan que las palabras, cuando cruzan fronteras, suelen perder su significado. Lo absurdo siempre...